“CRISTIANISMO: nuevos horizontes, viejas fronteras” de Joaquín García Roca.

750
0
Comparte:
Presentación del libro "Cristianismo nuevos horizontes viejas fronteras

ACTO DE PRESENTACIÓN DEL LIBRO

“CRISTIANISMO: nuevos horizontes, viejas fronteras” de Joaquin García Roca

            ¿Qué está pasando en la Librería Paulinas?, comentaban algunos que transitaban por la plaza de la Reina, un viernes por la tarde del mes de Junio, cuando se veía mucha gente alrededor de la puerta de la librería. No es habitual ver tanta gente en una librería religiosa; era una novedad que la presentación de un libro de tema religioso congregara tanto público. Esos eran comentarios que se escuchaban en la puerta de la librería. presentacion-cristianismo

En efecto, al subir a la primera planta que la librería tiene habilitada para estos actos, nos encontramos que el local estaba completamente lleno, incluso la capilla y el pasillo. Hubo mucha gente que no pudo acceder. A pesar de ésto, creo que un libro del teólogo Joaquín García Roca sobre cristianismo, que implica reflexionar desde el reto de los nuevos horizontes y viejas fronteras, era apropiado que tuviera lugar en esta librería de temas religiosos por excelencia como es las Paulinas.

En primer lugar intervino Cristóbal Aguilar, director de la editorial Diálogo que ha publicado el libro, y resaltó la sorpresa que le produjo la lectura de este libro sobre cristianismo en una colección de temas muy variados, entre los que destacan temas filosóficos; señaló que el libro le ha hecho reflexionar y considera   esta experiencia de reflexión como la propiedad más importante que tiene su lectura, incluso en sectores agnósticos de la sociedad.

A continuación Adela Cortina, de la Universidad de Valencia, recordó el tiempo en que Ricardo Alberdi promovía el diálogo cristianismo-marxismo. El mismo Alberdi hacía referencia a Ximo como el teólogo de mayor relevancia en relación a este tema.

La profesora Cortina hizo una preciosa referencia a la interpretación que Amartya Sen hace de la parábola del samaritano, al señalar que el prójimo de la parábola era el próximo, el más cercano, el más necesitado, y conectó este sentido de proximidad con el credo que ha dado sentido a la vida de Ximo y al libro Cristianismo, y citó: “Pero un credo que se ha formulado, padecido y tamizado en el interior de una historia fraguada, vivida, padecida y gozada en contacto directo con el mundo de la marginalidad y el diálogo permanente con los pensadores que, situados en la frontera de la ortodoxia eclesial y del pensamiento filosófico, han marcado la orientación intelectual del siglo XX”. Todo ha permitido caminar con dos prótesis, como suele decir Ximo: la solidaridad de la fe y la racionalidad sociológica.

Después tomó la palabra José Ramón López de la Osa, de la Facultad de Teología San Vicente Ferrer. Comentaba sobre el libro el hecho de que constata una crisis epocal, que afecta a todos los órdenes de la vida social y que invita, en primer lugar, a ir más allá de la tentación que puede tener la fe, en una tarea que al cristianismo le exige una constante y nueva escritura de la historia, en relación con el estilo inaugurado por Jesucristo y en la línea del Papa Francisco: “Si el cristianismo es restauracionista, legalista, si lo quiere tener todo claro y seguro, no encuentra nada”.

En segundo lugar, tampoco ha de encerrarse en la autoreferencialidad: el desafío del cristiano es contribuir a la búsqueda del bien común, mediante el diálogo que nos invita a descentralizar y a la comprensión de una nueva convivencia común, una espiritualidad para la vida, arraigada a lo
que es cotidiano.

Por último intePresentación del libro cristianismo nuevos horizontes viejas fronterasrvino Ximo García Roca confesando que este es el único libro que personalmente presenta en público y lo hace por dos razones: en primer lugar porque no lo considera “mío” sino porque le libro es deudor de todas las personas que han caminado, cuyas pisadas no se borran, y en segundo lugar, porque el libro se abre a una aventura colectiva, que muchos intentan bloquear y, en este sentido, es una contribución a una nueva época liderada por el Papa Francisco, que pide se revisen objetivos y métodos porque, tal vez, han habido respuestas para una edad infantil, pero no para una edad adulta.

Enigma y misterio. Seguidamente expresó lo que es la clave del libro: las experiencias vitales, que son el sustrato, como diría Ranher, al “descubrir las brasas debajo de las cenizas”. El libro es un ejercicio de construcción de zonas fronterizas donde conviven enigmas y misterios: la razón y la revelación, la fe y la ciencia, la fe y la laicidad, el amor y el derecho, la esperanza y el sufrimiento. “Si el sentimiento de misterio desaparece del mundo, todos perdemos”.

A continuación habló en un tono muy emotivo y sincero, porque hacía referencia a su experiencia personal y vital. El primer hecho enigmático se produce al finalizar sus estudios: “el obispo me envió a lo que él considerba el último pueblo de la diócesis, a Millares, para que ganará en humildad. Pero al observar que yo me había enamorado de aquel pueblo, rápidamente me sacaron de allí. El enigma: que convertía un pueblo en algo ajeno al pueblo, en el misterio de la pasión de ser pueblo”. El segundo hecho enigmático: “mi vida activa en la diócesis se volvió muy pronto en un enigma, y se produjo el último día de ser profesor deteología. El decano me planteó un enigma: elegir entre ser profesor de teología o estar con la marginación; de esta manera tuve que superar el enigma e introducirme en un misterio”

El libro quiere superar una etapa de silencio. Decía Ximo: “yo pertenezco a una generación que hemos vivido con coraje la disonancia cognitiva y afectiva con lo que se ha llamado invierno eclesial, que abría una brecha insalvable entre cristianismo realmente existente y los problemas reales: globalización del sufrimiento, socidad tecnológica, conciencia ecológica, mergencia de las espiritualidades, democratización de la sociedad, urgencia de la diferencia”.

El cristianismo no se sitúa fuera del tiempo i es esta altura del tiempo la que ilumina, por ejemplo, la discriminación sacramenta, teológica y estructural de las mujeres, o el ridículo de mantener signos feudales e imperiales de la iglesia.

Ximo finalizó su intervención con un mensaje positivo para una generación, cuya preocupación era o bien irse o bien quedarse. Este libro invita a sustituir la simple resistencia por la creatividad, el empoderamiento y la participación. Dicho de otra manera: el futuro del cristianismo no será nunca de los retardatarios, ni de los cardenales que miran hacia atrás, ni de los resistentes que esperan que pase la tormenta; sino de aquellos que creen, como dice Francisco, que ante los males y problemas de la iglesia es inutil buscar soluciones en conservadurismos y fundamentalismos, en la restauración de conductas y formas superadas que no tienen ningún significado hoy.

Comparte:

Si continuas utilizando este sitio, aceptas el uso de las cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar